Día nublado o día asoleado, la radiación solar está presente y hay que proteger los ojos para evitar daños irreversibles

Incluso en días nublados recibimos radiaciones que nos afectan de forma directa, dispersa o difusa, produciendo daños moleculares en los principales componentes celulares de nuestro organismo (piel, ojos, etc.), que son más graves cuanto más prolongada sea esa exposición.

Hasta el 80% de la radiación UV solar puede atravesar una nubosidad poco densa. La neblina puede incluso aumentar la exposición a la radiación UV.1

Los niños son los que suelen tener mayor riesgo, debido a que la radiación UV actúa de manera progresiva y esto puede provocar daños irreparables en su visión. Es importante que los niños usen lentes de protección principalmente cuando caminan a la escuela, regresan a la casa, o durante el recreo en días soleados o nublados.

Una opción que niños y adultos tienen para proteger sus ojos son las lentes inteligentes Transitions®, las cuales cuentan con tecnología que no sólo te protege contra el 100% de los rayos UV, sino que también bloquea la luz azul nociva que emiten las pantallas de los dispositivos digitales, incluso de la natural; el sol es la principal fuente de luz azul nociva, y es una luz que está por todos lados, durante todo el año, aún en los días nublados.

Referencia

  1. Organización Mundial de la Salud, Guía práctica. https://www.who.int/uv/publications/en/uvispa.pdf

Compartir Artículo:

Deja un comentario