¡Germinados, un alimento vivo que te sorprenderá!

  • Entre los múltiples beneficios a la salud de consumir germinados se encuentra fortalecer el sistema inmunológico

Los germinados son alimentos vivos, lo que aumenta su valor nutricional que se mantiene intacto hasta el momento en que se consume. Están considerados como un súper alimento por todos los beneficios que proveen al organismo al ser consumidos. En comparación con el vegetal en su etapa adulta, los germinados tienen de 400 a 800% más nutrientes.

Al germinar las semillas se convierten en un alimento fácilmente asimilable, esto se logra porque liberan todos los nutrientes encapsulados y mejoran el valor nutricional de la propia semilla, de la planta o del fruto a la que hubiera dado lugar. Los germinados ayudan a prevenir diversas enfermedades o a tratarlas en el caso de que ya se hayan manifestado.

El consumo de germinados es recomendado en todas las etapas de la vida. Los brotes y germinados contienen vitamina A que favorece el desarrollo y crecimiento en la etapa de la niñez. Brindan un excelente aporte de proteína, hierro y vitaminas del complejo B que son necesarias para la etapa adulta, ayudando a mantener el sistema nervioso en óptimas condiciones, a que la sangre tenga un mejor aporte de oxígeno y apoya en la mantención de huesos y músculos sanos. Son ideales para mujeres embarazadas por su contenido de vitaminas y su aporte de aminoácidos.

“Es ideal incluir en nuestra dieta diaria germinados, su riqueza en enzimas, clorofila, aminoácidos, minerales, vitaminas y oligoelementos vivos los convierten en alimentos completos que contribuyen a corregir las carencias de la alimentación moderna. Transmiten energía a quien los consume, mejoran el sistema digestivo, tienen beneficios para la piel, uñas y cabello, apoyan la circulación sanguínea, combaten los olores corporales, disminuyen el colesterol y triglicéridos, entre otros muchos beneficios a la salud. Un solo kilo de una combinación de germinados, equivale a una combinación de 51 kilos de vegetales”, afirma, Karla Galindo, Nutrióloga de Cultivos Naturales San Francisco.

Existe una amplia variedad de germinados, cada uno con diferentes beneficios al organismo, entre los que destacan:

  • Germinado de Alfalfa. De los más consumidos por su agradable sabor. Es rico en  vitaminas A, B, C, E y K, minerales como el magnesio, potasio, hierro, selenio, zinc y los aminoácidos más importantes. La alfalfa es una de las mejores fuentes de calcio por lo que previene la osteoporosis y ayuda a la formación de dientes y huesos sanos. Contiene altas dosis de vitamina A para fortalecer la piel y los ojos.
  • Germinado de Girasol. El microgreen de girasol es rico en fósforo, calcio, hierro, flúor, yodo, potasio, magnesio, zinc y es bajo en sodio. Contiene altas cantidades de tiamina, niacina, vitamina E y D, así como ácidos grasos no saturados. Su consumo contribuye a elevar la energía y estado anímico, además es diurético y eleva el azúcar en la sangre de forma natural.
  • Germinado de Rábano. Es rico en vitamina C y potasio. Sus propiedades ayudan a tener un mejor cuidado del hígado y vesícula. Todo ello se debe a sus componentes azufrados: los glucosinolatos.
  • Germinado de Betabel. Posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, ayuda a tener un mayor rendimiento físico y mejora la actividad muscular por sus nitratos orgánicos. Mejora el funcionamiento intestinal, alivia el estreñimiento y contribuye a eliminar gases y desechos.

“Crecimos alimentándonos de manera natural, sigamos nutriéndonos de vida”

www.cnsanfrancisco.mx
GerminadosSanFrancisco
germinadossanfrancisco

Compartir Artículo:

Deja un comentario