Importancia del acceso a servicios de salud sexual y reproductiva en tiempos de Covid-19

  • De acuerdo con datos de la UNFPA, a nivel mundial podrían ocurrir hasta 7 millones de embarazos no deseados si la falta de acceso a los servicios continúa durante los siguientes 6 meses

De acuerdo con el International Medical Advisory Panel de la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), durante los últimos meses se ha visto el impacto que la pandemia por COVID-19 ha tenido en los sistemas y servicios de salud, particularmente en los Servicios de Salud Sexual y Reproductiva.

La respuesta de emergencia al brote de COVID-19 puede implicar que los recursos destinados a los servicios de salud sexual y reproductiva se hayan desviado con el propósito de hacer frente a la epidemia.

Debido a esta situación, se podrían exacerbar las desigualdades existentes, así como la discriminación en contra de otros grupos vulnerables como las personas con discapacidad y aquellas en situación de pobreza extrema. Además de esto, las mujeres podrían tener un impacto en la forma en que reciben tratamiento y atención.

Según datos de la UNFPA, a nivel mundial, hasta 7 millones de embarazos no deseados podrían ocurrir si la falta de acceso a los servicios continúa durante los siguientes 6 meses.

El Dr. Said Plascencia, Director Médico Asociado de Salud Femenina de MSD, comentó que “de acuerdo con la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF) es esencial proveer servicios sexuales y reproductivos, que deben ser asegurados para mujeres, al igual que para las comunidades más pobres y vulnerables, especialmente en un contexto de pandemia”.

“El acceso a la salud sexual y reproductiva es un derecho humano, por ello, los métodos de planificación familiar y autocuidado deben promoverse, y las barreras para acceder a la anticoncepción deben ser levantadas”, mencionó el Dr. Plascencia.

La salud sexual y reproductiva es un problema de salud pública que requiere atención, por lo que se debe trabajar para que todas las mujeres tengan acceso a servicios integrales de salud sexual y reproductiva, que incluya atención prenatal, perinatal y posnatal.

El acceso a la anticoncepción efectiva contribuye a que las mujeres puedan decidir cuándo embarazarse; ayuda a que las sociedades enfrenten menos problemas derivados de embarazos no deseados, por lo que la difusión de los diferentes métodos anticonceptivos por parte de los médicos a sus pacientes es deseable.

www.msd.com

Compartir Artículo:

Deja un comentario