Pacientes con hipertensión pulmonar: grupo altamente vulnerable durante la pandemia

  • Fundamental reforzar el control de pacientes con HAP con terapias específicas y atención integral en tiempos de pandemia

  • Se estima que más de 8 mil pacientes mexicanos viven con hipertensión pulmonar

  • Pacientes que sufren esta grave condición solicitan que estos padecimientos sean prioritarios para las instituciones de salud pública

  • El estudio REPLACE demostró una mejoría clínica significativa en pacientes con HAP en riesgo intermedio que usaron la molécula riociguat, en sustitución de un inhibidor de la fosfodiesterasa-5 y propone que ante esta situación sea considerada la monoterapia en lugar de agregar un fármaco adicional

Considerado un grupo altamente vulnerable, se estima que más de la mitad de los pacientes con Hipertensión Arterial Pulmonar – que en México ascienden a más de 8 mil – no están llegando a sus metas de tratamiento, comprometiendo importantemente su salud durante la pandemia.

La Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP) es una enfermedad rara, catastrófica, incapacitante y potencialmente mortal, que se caracteriza por la elevación de la presión sanguínea en las arterias que van del lado derecho del corazón a los pulmones, ocasionando un aumento en la resistencia vascular pulmonar, y como consecuencia, falla cardiaca derecha y muerte temprana1. La dificultad para respirar que ocasiona esta enfermedad2, limita las actividades cotidianas de los pacientes, como caminar algunos metros, subir escaleras e incluso salir de compras.

Por tal motivo, en esta nueva normalidad se hace aún más necesario contar con una estrategia terapéutica eficaz y atención integral, que permita a los pacientes mantenerse bajo control y sin complicaciones cardiorespiratorias, las cuales incluso pudieran confundirse con alguna otra enfermedad que comprometa la respiración, expresó el Dr. Guillermo Cueto Robledo, Jefe de Urgencias Cardioneumológicas del Hospital General de México.

Si bien existen diferentes opciones terapéuticas para la HAP, muchos pacientes actualmente son tratados con inhibidores de la fosfodiesterasa-5 (iFDE-5), no obstante datos clínicos indican que del 20-60% de los pacientes con HAP que reciben iFDE5 no alcanzan o no mantienen los objetivos del tratamiento para el control de la enfermedad, lo cual pone en riesgo su vida. Y ante la falla terapéutica de los iFDE-5, es común que se agregue una terapia adicional para conseguir que estos pacientes estén en bajo riesgo de mortalidad.

En respuesta a esta situación, un estudio presentado recientemente en el Congreso Virtual de la European Respiratory Society, ratificó la conveniencia de sustituir las actuales terapias de inhibidores de la fosfodiesterasa-5, por una alternativa terapéutica diferente como riociguat, la cual ha demostrado mayor eficacia para llegar a los objetivos terapéuticos y con ello, mejorar la salud y el bienestar de los pacientes con HAP, y en consecuencia, reducir el riesgo de mortalidad.

Un punto importante por destacar es que riociguat está incluido en el Compendio Nacional de Insumos para la Salud, lo que significa que esta terapia debería estar disponible en todas las instituciones de salud pública del país.

Por su parte, Pablo Trejo, presidente de la Asociación Mexicana de Hipertensión Arterial Pulmonar, expresó que “los pacientes con HAP se encuentran en un riesgo mayor durante la pandemia, ya que además de ser un grupo vulnerable frente al COVID-19, la conversión de los hospitales donde eran tratados a hospitales de atención para coronavirus, ha generado un efecto negativo en su atención, que va desde la falta de acceso o retraso en la entrega de medicamentos, hasta el retraso o cancelación de consultas, estudios y terapias de rehabilitación, acciones que pueden promover el deterioro de la salud de los pacientes con HAP”.

Por ello, destacó “la necesidad de que todas las instituciones de salud no bajen la guardia durante la pandemia, y procuren el acceso a medicamentos específicos y a una atención integral, dado que estas acciones son esenciales para poder mantener en buenas condiciones a los pacientes con HAP”, enfatizó.

Finalmente, el presidente de la HAP México reconoció que la Hipertensión Arterial Pulmonar y sus tipos no son curables, pero si se cuenta con un sistema de salud con una estrategia integral de atención y acceso a tratamientos específicos aún en esta “nueva normalidad”, esta enfermedad puede ser controlada, evitando su progresión y salvaguardando la vida de los pacientes.

Referencias

  1. Rosenkranz S. Pulmonary hypertension: current diagnosis and treatment. Clin Res Cardiol. 2007;96(8):527-541.
  2. McKenna SP et al. The Cambridge Pulmonary Hypertension Outcome Review (CAMPHOR): a measure of health-related quality of life and quality of life for patients with pulmonary hypertension. Qual Life Res 2006;15(1):103-115.
www.bayer.com

Compartir Artículo:

Deja un comentario