En la infección por rotavirus la vacuna es la mejor forma de prevención

La infección por el rotavirus es la causa más común de diarrea en niños menores de cinco años en todo el mundo. En México las infecciones gastrointestinales siguen siendo la segunda causa de morbilidad y es la quinta causa de muerte en niños de uno a cuatro años.

De ahí la importancia de vacunar a los bebés en los primeros meses de vida para prevenir estas infecciones, pues de acuerdo con la Dra. Gloria Huerta, infectóloga pediatra, en 2018, en la América Latina y Caribe, fue observada una disminución de 64% de las hospitalizaciones por rotavirus, 32,8% de las hospitalizaciones por gastroenteritis aguda (GEA) y en 53,5% de las defunciones por GEA en niños menores de 5 años. Por lo que La mortalidad por EDA en los menores de cinco años ha disminuido de manera constante y notoria en México.

Esto debido a que desde 2004, las autoridades sanitarias mexicanas aprobaron el uso de la vacuna monovalente de rotavirus humano atenuado, en el territorio nacional. “La eficacia de la vacuna de dos dosis (a los dos y cuatro meses de edad) al primer año de vida contra todas las gastroenteritis por rotavirus, gastroenteritis grave por rotavirus y hospitalización por enfermedad por rotavirus es de 80% (IC95%, 46-94%), 95% (IC95%, 61-99%) y 93% (IC95%, 54-100%), respectivamente, los últimos años”.

Así también, añade que la vacuna contra rotavirus genera defensas protectoras al estimular al sistema inmunológico del intestino al entrar en contacto con los virus atenuados presentes en la vacuna, así que al entrar en contacto con los virus patogénicos el organismo ya es capaz de atacarlo y evitar una enfermedad grave.

Y que durante aproximadamente el primer año de vida del niño la vacuna contra el rotavirus proporcionó entre un 85 y un 98 % de protección contra la enfermedad grave y la hospitalización por rotavirus, y entre un 74 y un 87 % de protección contra enfermedades por rotavirus de cualquier gravedad.

Pero si no se vacuna al infante puede presentar complicaciones como deshidratación y muerte.

Los síntomas de deshidratación incluyen:

  • orinar
  • boca y garganta secas
  • sentirse mareado al estar de pie
  • llorar sin lágrimas o con pocas lágrimas
  • somnolencia o irritación inhabitual.

Además, en países de clima templado, las infecciones predominan en invierno, mientras que en los países tropicales los casos suelen ocurrir durante todo el año, aunque pueden registrarse picos más altos en invierno.

La enfermedad tiene un patrón estacional de invierno y primavera, con epidemias anuales generalmente entre diciembre y junio. Las tasas más altas de enfermedad ocurren entre los bebés y los niños pequeños, y la mayoría de los niños se infectan antes de los 5 años de edad. Los adultos también pueden infectarse, aunque la enfermedad tiende a ser más leve.

Por lo que es importante reconocer los signos y síntomas. La Dra. Huerta, señala que la enfermedad por rotavirus está caracterizada por vómitos y diarrea líquida durante 3 a 8 días. Con frecuencia también está acompañada de fiebre y dolor abdominal. Otros síntomas incluyen pérdida del apetito y deshidratación. El periodo de incubación de la enfermedad por rotavirus es de aproximadamente 2 días.

Los niños pueden enfermarse por rotavirus más de una vez, ya que ni la vacuna ni la infección adquirida de manera natural proporcionan inmunidad total contra futuras infecciones. Los niños suelen presentar síntomas más graves la primera vez que se enferman por rotavirus.

Si por la contingencia por coronavirus no has llevado a tus hijos a vacunarse, la especialista nos aconseja que: “la indicación de no salir de casa y el miedo a acercarse a los hospitales o a los centros de vacunación ha hecho que bajen las coberturas, pero se tiene que tener muy claro que la vacunación es una actividad esencial para evitar se presenten brotes de enfermedades previamente controladas”.

Concluyo diciendo que después del agua potable, la vacunación es la medida de salud pública que más vidas ha salvado en la historia de la humanidad.

Compartir Artículo:

Deja un comentario