Aldeas Infantiles SOS, 50 años protegiendo el derecho a vivir en familia de las niñas y niños

  • Todo comenzó hace más de 70 años, en 1949, cuando Hermann Gmeiner fundó la primera Aldea Infantil SOS en Imst, Austria, para brindar un nuevo hogar a los niños y niñas que habían perdido el cuidado de sus familias a causa de la Segunda Guerra Mundial

  • En 1971, gracias al Dr. Manuel Mateos Fournier, con apoyo de Hermann Gmeiner y muchas personas de gran corazón, pudo construirse la primera Aldea Infantil SOS, ubicada en las inmediaciones de la Basílica de Guadalupe en la zona de la Villa

  • En los últimos 10 años, Aldeas Infantiles SOS en México ha logrado la autosuficiencia de más de 1000 ex participantes, así como el fortalecimiento familiar de más de 9 mil personas

Aldeas Infantiles SOS cumple 50 años en México protegiendo a la infancia de nuestro país y esta labor no ha sido fácil, pues mientras ha trabajado en restituir y defender un derecho que es sumamente importante: “El derecho de las niñas, niños y adolescentes a vivir en familia; ha sido testigo de la necesidad de incrementar y mejorar los cuidados alternativos que existen en nuestro país”, informó en conferencia de prensa, Diana Rosales Espinosa, Directora Nacional de Aldeas Infantiles SOS.

Rosales Espinosa, destacó que como organización de Aldeas Infantiles SOS se cuentan con objetivos de desarrollo sostenible como lo son el trabajo para el fin de la pobreza, salud, equidad de género, crecimiento económico, reducir las inequidades, acciones para el cuidado del clima, paz, justicia y alianzas para cumplir tres de los objetivos, que son asegurar que más niños tengan un hogar, ser una de las organizaciones líder más grande en el cuidado de la niñez y salvaguardar los derechos de nuestras Niñas, Niños, Adolescentes y Jóvenes en nuestras acciones diarias, para ello necesitamos el apoyo de la sociedad civil, gobierno y organizaciones.

Diana Rosales, dijo por lo anterior, ¿qué pasaría si organizaciones de la sociedad civil que protegen derechos tan fundamentales como este desaparecieran? La pasada jornada electoral comprobó la invisibilidad de la niñez en la agenda pública y sobre todo de aquella que ha perdido el cuidado de su familia. De las 170 iniciativas que involucraban directamente a la niñez, solo una estaba enfocada en el derecho de las niñas y niños a vivir en familia.

Por su parte, Daniela Cervantes, Coordinadora Nacional de Abogacía de Aldeas Infantiles SOS, apuntó que la Convención de los Derechos del Niño establece que la familia es el espacio fundamental donde reciben la protección y asistencia necesaria en un ambiente de cariño, amor y comprensión, ¿cómo es que trabajar para que cada niña y niño crezca en entorno familiar y protector, no es prioridad? Naturalmente, diversas organizaciones, empresas y sociedad civil en general, colaboran por el derecho de los niños a recibir educación, salud y alimentación, sin embargo, faltan más actores que desarrollen y brinden cuidados alternativos para la niñez, ofreciendo así, soluciones diferentes a la institucionalización.

Asimismo, Daniela Cervantes informó que el rezago en términos de cuidados alternativos para la niñez no es una sorpresa, pues apenas en 2014, la Ley General de Niños, Niñas y Adolescentes en México, estableció que todos los NNA que se encuentren en situación de desamparo familiar deben de recibir todos los cuidados que requieran , ya sea a través de la reintegración con su familia extensa;  el acogimiento temporal por una familia de acogida en casos en los que ni los progenitores, ni la familia extensa puedan hacerse cargo; del acogimiento pre-adoptivo como una fase previa dentro del procedimiento de adopción; o sean colocados, dadas las características específicas de cada caso, en acogimiento residencial el menor tiempo posible. Siempre partiendo del interés superior de la niñez para determinar la opción que sea más adecuada y poder restituir su derecho a vivir en familia. Mientras que las directrices sobre las modalidades alternativas de cuidado de los niños, que son una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, fueron aprobadas en 2010.

Hoy en día, miles de niños han perdido o se encuentran en riesgo de perder el cuidado familiar por diferentes razones como la violencia, trabajo infantil, desplazamiento forzado, desamparo por COVID-19, entre muchas otras. Todas estas situaciones son diferentes y complicadas, por eso es importante que las alternativas del cuidado sean diversas y puedan atender las necesidades de cada niña, niño o adolescente en particular. Entendiendo como cuidados alternativos a los entornos idóneos y necesarios para brindar atención a niñas, niños y adolescentes que han perdido el cuidado familiar o se encuentran en riesgo de hacerlo, un entorno en el que se sientan apoyados, protegidos, cuidados y que promuevan todo su potencial.

Según el censo del 2020, en México viven más de 64 mil personas de 0 a 19 años de edad en centros de alojamiento de asistencia social. El 56% de esta población son hombres y 44% son mujeres. En su mayoría son adolescentes y jóvenes de 15 a 19 años, ya que representan el 40% de estas personas. Y particularmente, dentro de esta clasificación de centros de alojamiento se encuentran las casas hogares para menores de edad, donde 22,742 niñas, niños, adolescentes y jóvenes residen actualmente. Además, es importante mencionar que más de 9 mil niñas, niños y adolescentes que viven en estas casas, registran un tiempo de estancia de tres años o más; y el 9% de estas personas de 6 a 17 años no asisten a la escuela.1

En el caso de los albergues para migrantes, existen 230 espacios donde el 34% de la población usuaria son niñas, niños, adolescentes y jóvenes de 0 a 19 años. De cada 10 albergues de este tipo, 3 no cuentan con servicios médicos, 2 no cuentan con servicios de alimentos (al menos dos al día) y 1 no cuenta con camas.3

Por eso y de acuerdo a los datos anteriores, podemos decir que México no ha podido garantizar un cuidado alternativo de calidad. A pesar de que existen numerosos esfuerzos para promover el derecho a vivir en familia, aún queda pendiente la operación de una estrategia transversal e integral con enfoque de derechos humanos que garantice el interés superior de los niños, niñas y adolescentes que han perdido el cuidado parental o se encuentran en riesgo a hacerlo.

Referencias

  1.  INEGI. Censo Población, Características de Centros de Alojamientos de Asistencia social, 2020.
  2. RELAF 2010. Situación de la niñez sin cuidado parental o en riesgo de perderlo en América Latina, Contextos, Causas y Respuestas.
  3. Elaboración propia con información de Características de los Alojamientos de Asistencia Social 2020, INEGI.
https://www.aldeasinfantiles.org.mx/

Compartir Artículo:

Deja un comentario